Lechuga, lo que hay que saber.




  • Introducción
  • Cómo, cuando y donde cultivar
  • Beneficios de la lechuga
  • Propiedades de la lechuga
  • Usos medicinales
  • Variedades de la lechuga
  • Enfermedades y/o plagas asociadas a la lechuga
  • Cuidados y consejos
  • Recolección y almacenamiento






El origen de la lechuga no está muy claro. Algunos autores afirman que procede de la India, mientras que otros la sitúan en las regiones templadas de Eurasia y América del Norte, a partir de la especie Lactuca serriola.



El cultivo de la lechuga comenzó hace 2.500 años. Era una verdura ya conocida por persas, griegos y romanos. Estos últimos tenían la costumbre de consumirla antes de acostarse después de una cena abundante para así poder conciliar mejor el sueño. Además, en esta época ya se conocían distintas variedades de lechuga. En la Edad Media su consumo comenzó a descender, pero volvió a adquirir importancia en el Renacimiento.


Las primeras lechugas de las que se tiene referencia son las de hoja suelta, mientras que las variedades acogolladas no se conocieron en Europa hasta el siglo XVI. Dos siglos más tarde se obtuvieron numerosas variedades gracias a los estudios llevados a cabo por horticultores alemanes. En la actualidad, la lechuga es una verdura cultivada al aire libre en zonas templadas de todo el mundo y también en invernaderos.



Cómo, cuando y dónde sembrar


La lechuga es una de las hortalizas más sencillas de crecer en casa. Se adapta a distintos espacios y climas, prefiere medio sol o completo y un suelo rico en nutrientes. Debemos tener un suelo bien drenado, podemos utilizar una mezcla de tierra negra y tierra de hoja. Las semillas de la lechuga son alargadas (0.5mm) y pueden ser de color café oscuro o claro.



Existen distintas formas de cultivar nuestras lechugas en casa, puede ser siembra directa o de trasplante.


Siembra directa. En este método vamos a utilizar camas de cultivo o contenedores como huacales o cajas con una profundidad mínima de 30cm. La mezcla de suelo debe tener un buen contenido de materia orgánica y un drenaje eficiente. Nivelar bien el suelo y trazar surcos (1-2cm de profundidad) a lo largo del contenedor con una separación entre surco de 8-10cm. Colocar la semilla de lechuga con una separación entre 1-2cm, después cubrir los surcos con el suelo que quedó al lado de las semillas. Riegue su contenedor al terminar de sembrar.

Para la siembra de trasplante debemos tener un semillero o contenedor que tenga una buena mezcla de suelo con materia orgánica. Haga orificios de 0.5-1cm de profundidad y coloque la semilla. Después cubra con mezcla de suelo y riegue su semillero. Las plántulas comenzarán a brotar a los 4-6días. Nuestra plántulas estarán listas para el trasplante cuando el segundo par de hojas verdaderas aparezca.

Para el trasplante de las plántulas debemos tener nuestro espacio listo. La distancia entre planta es de 15-25cm dependiendo de la variedad y podemos utilizar la técnica de siembra cercana. Al sacar nuestras plántulas del semillero no debemos lastimar las raíces. Si éstas se encuentran muy enroscadas podemos cortarlas un poco para fomentar su crecimiento. El espacio donde se colocarán debe tener la profundidad suficiente para que las raíces no se compriman y al colocarlas en el suelo, cubra hasta el inicio de las primeras hojas.



Beneficios de la lechuga

Lechuga igual a dieta. Esa es la asociación que muchas personas hacen cuando escuchan hablar de esta hortaliza. Pero en realidad, se trata de un alimento con grandes propiedades que no puedes desaprovechar.

Propiedades:


  1. Efectiva en casos de estreñimiento. La lechuga tiene una gran cantidad de fibra dietética, que ayuda a mejorar la digestión y estimula el movimiento de los intestinos. Además, es útil en casos de retención de líquidos, cálculos renales y problemas de flatulencias.
  2. Combate la anemia. Al ser fuente importante de hierro, es recomendada en casos de anemia y fatiga.
  3. Trata el resfriado y el dolor. Es un excelente remedio casero para la gripe ya que fortalece las vías respiratorias. Por otro lado, tiene un efecto calmante y sedante ayudando a controlar el dolor muscular, los nervios y el insomnio.
  4. Ayuda a controlar el colesterol alto. Es fuente de antioxidantes que ayudan a disminuir el colesterol alto, retrasar el envejecimiento celular y a mejorar la circulación.
  5. Regula los niveles de azúcar en la sangre por lo que es ideal para pacientes diabéticos.
  6. Es rica en vitaminas A, E, C, B1, B2, Y B3, así como en calcio, magnesio, socio y potasio. Consumir 100 gramos de lechuga aportará al organismo la cantidad diaria necesaria de vitamina A y betacarotenos.
  7. Previene la osteoporosis. La lechuga es rica en vitamina K, un nutriente esencial en el metabolismo óseo, al ayudar en el crecimiento de la masa ósea. Estudios han señalado que esta vitamina tiene un papel importante en el tratamiento contra la enfermedad de Alzheimer.
  8. Previene el cáncer. Posee oligoelementos como el selenio que previenen el desarrollo de ciertos tipos de cáncer como el de pulmón, próstata y colon.
  9. Disminuye los cólicos menstruales. Una infusión de esta hortaliza puede ser el remedio ideal para los molestos cólicos.
  10. Y si, ¡es ideal para perder peso! La lechuga aporta aproximadamente 15 calorías por cada 100 gramos; contiene gran cantidad de agua lo que permite que el cuerpo se mantenga hidratado, y tiene un efecto saciante por lo que te mantendrá satisfecha por más tiempo.





Usos medicinales


La lechuga tiene principios sedantes, la lactucina, por lo que representa un efecto tranquilizante. Ayuda a calmar los nervios, controlar las palpitaciones y a dormir mejor por las noches, evitando el insomnio.

Esta propiedad se incrementa si realizamos una decocción al 50 % de las hojas de lechuga y nos tomamos un par de vasos al día, por las mañanas y antes de acostarnos. Los responsables de esta propiedad son la lactucina, uno de los principales componentes del jugo de la lechuga.

Lechuga: Un muy buen diurético

La lechuga está considerada uno de los mejores diuréticos, es decir, que favorece a la eliminación de orina, por lo que resulta adecuando en aquellos casos en que haya que estimular a los riñones para aumentar la micción. Se recomienda en casos como: obesidad, hipertensión arterial, hidropesía, edemas, dolor de riñón, cálculos renales, insuficiencia renal, inflamación de la vejiga urinaria, entre otros.

Igualmente se utiliza como apoyo en las dietas para la diabetes (dietas destinadas a rebajar el azúcar de la sangre, mediante la eliminación de líquidos corporales.

Lechuga para ayudar a eliminar los gases

Contra la flatulencia, la lechuga es adecuada para el aparato digestivo. Presenta propiedades carminativas, liberando el organismo de las molestas flatulencias evitando la sensación de barriga hinchada.

Lechuga para el aparato circulatorio

La lechuga mejora la circulación, previene la arteriosclerosis y disminuye el colesterol. Su uso ayuda a mejorar la mala circulación en general o aquella que afecta a las piernas o los pies.

La lechuga previene la formación de coágulos en los vasos sanguíneos, responsables de enfermedades como la angina de pecho, infarto de miocardio, ictus, entre otras.

Propiedades de la lechuga para enfermedades respiratorias

Las decocciones de hojas de lechuga resultan interesantes para las afecciones del aparato respiratorio, ayudando a combatir los ataques de asma y espasmos bronquiales. Si se deja espigar la planta, pueden aprovecharse los tallos florales para realizar las mismas decocciones con propiedades mas destacadas que las de las hojas.

Para combatir la tos, se puede realizar un jarabe cociendo 150 g de hojas frescas y hervirlas durante un cuarto de hora. Se añade a la mezcla resultante una taza de azúcar. Se guarda en un frasco encerrado para tomar un par de vasos al día calientes. también se puede realizar una decocción de unas horas en agua. Añadir el jugo de un limón. beber un par de vasos al día, uno antes de irse a la cama.



Variedades de lechuga

Las diferentes variedades que hay disponibles en la Argentina son la criolla o gallega, la francesa, la capuchina y la mantecosa.

Criolla o gallega: Se caracteriza por tener hojas de bordes lisos, las nervaduras más marcadas y ampolladuras en los costados de las hojas, que la hace más crujiente que otras. Son lechugas que no forman una cabeza compacta como sí lo hace la capuchina o arrepollada. La criolla es de verano y la gallega de invierno.


Lollo Rosso: es la lechuga con hojas de bordes enrulados, crespos. Pueden llegar a ser plantas muy grandes, pero nunca formarán cabeza, por eso son de hojas sueltas. Pueden ser verdes o moradas.


Capuchina o Repollada: es la lechuga típica de cabeza compacta, la hoja es redondeada y crujiente. Es mucho más resistente en el tiempo, dura más y se puede transportar mejor.


Mantecosa: es una lechuga de hojas suaves y mantecosas, hoja lisa con nervadura marcada y cabeza más o menos compacta. Se empezó a consumir mucho en estos últimos 15 años.
Entre las variedades de lechugas mas comunes también destaca la Lechuga Romana

La lechuga Romana es más resistente a las bajas temperaturas que otras variedades y menos aconsejable a cultivarla en verano ya que es propensa a espigarse con las altas temperatura. El cultivo de la lechuga Romana soporta peor las temperaturas altas que las bajas. Durante la fase de crecimiento del cultivo requiere temperaturas entre 14º y 18ºC por el día y 5º Y 8º C por la noche.
Tradicionalmente, en algunas zonas geográficas, a la variedad de lechuga Romana también se le denomina lechuga "larga", lechuga de "oreja de burro" o lechuga de invierno.

"Lechuga Romana"


Enfermedades y/o plagas asociadas a la lechuga


Las tres principales plagas de la lechuga son pulgones, caracoles y babosas, para prevenir y controlar estas plagas puede seguir los siguientes consejos.



Los pulgones: son insectos que se alimentan de la savia de la planta, pueden contener enfermedades que transmiten a la planta. Los podemos encontrar en el envés de la hoja o en el punto de crecimiento. 


Para mas información puede visitar nuestro articulo: Pulgón, qué es y cómo combatirlo.

Orugas verdes: Es normal que prefieran devorar nuestras deliciosas lechugas, son tentadoras para ellas, menos de una docena adulta podría acabar con 20 lechugas en poco mas de 1 día.
Lo cierto es que para llegar a adultas tardan varios días, y dejan pequeños agujeros en las hojas. por lo que es fácil detectarlas cada vez que regamos, suelen esconderse debajo de las hojas.

Los caracoles y babosas: aparecen usualmente por exceso de humedad, se esconden cerca del tallo o en el punto de crecimiento. La manera más eficaz es retirarlos con la mano. 


Cuidados y consejos:

Cuidados básicos


  • Mantener la humedad en el suelo para que la lechuga se desarrolle adecuadamente. No sobresaturarla para evitar problemas de enfermedades. Las plántulas son muy sensibles, si pierden la humedad y se secan en un día caluroso, será difícil su recuperación o tardarán en hacerlo.
  • Puede cubrir sus plantas con agrovelo para evitar plagas, también sirve para mantener la temperatura durante invierno.
  • Revisar las plantas una vez por semana para evitar daños por plagas y enfermedades.
  • Quitar las hojas viejas o enfermas.
  • La lechuga puede sembrarse junto con zanahoria, col, pepino, fresa y rábano.



Consejos prácticos


  • Para la obtención de semilla, debes dejar por lo menos 20 lechugas de la misma variedad para tener una buena semilla. Si tienes lechugas de diversas variedades en un mismo lugar, su polen se cruzará y la semilla será una mezcla de las variedades.
  • Puede utilizar contenedores reciclados (yogurt, leche, entre otros) de 1lt para una pieza de lechuga.
  • Coloque mulch alrededor de las plantas para mantener la humedad y evitar las malezas.
  • En el método de siembra directa, mezcla lechuga, arúgula y mostaza para darle una variedad de sabores a tu ensalada.




Recolección y almacenamiento

Recolección

La recolección de la lechuga depende del método de siembra y la cantidad que queramos utilizar. Regar bien las plantas el día anterior y cosechar en el periodo de la mañana.

Para la siembra en cajas (siembra directa) la cosecha se realiza cuando las hojas de la lechuga tienen aproximadamente 12-15cm de altura (baby), su sabor será más suave. La cosecha se realiza con un cuchillo o tijera, tomando un bonche con la mano y cortando las hojas de la lechuga, dejando unos 3-4cm de la superficie para que pueda volver a brotar. Con esta técnica podemos tener dos o tres cortes de lechuga y podemos cosechar únicamente la cantidad que necesitamos.

Una técnica para cosechar lechugas es retirando las hojas exteriores (2-3 a la vez) de esta manera, la planta se sigue desarrollando y podemos cosecharla paulatinamente. Si observamos que nuestra planta comienza a alargarse del centro, significa que comenzará su etapa de reproducción por lo que podemos dejarla para producir semilla o cosecharla completa. El sabor de las hojas de lechuga, cuando llega a la etapa de reproducción, es más amarga.

Otra manera de cosechar nuestras lechugas es cortando la pieza desde la base. Debemos conocer la variedad que estamos cultivando para saber el mejor tiempo para la cosecha. Si lo hacemos antes, no aprovecharemos completamente el potencial de nuestra lechuga. Y si lo hacemos después de tiempo, su sabor puede ser más amargo y almacenarse por menos tiempo.


Almacenamiento

Después de cosechar las lechugas, deben lavarse con agua fría y dejar escurrir. Pueden almacenarse en una bolsa para que guarden la humedad. Si utilizó las primeras dos técnicas de cosecha (hoja baby e individuales), pueden almacenarse hasta una semana. Si la lechuga se cosechó completa, puede almacenarse hasta por dos semanas. Para que mantenga sus cualidades, es muy importante que las hojas mantengan su humedad y también puedan respirar.





¡Una vez tengamos esto en claro ya podemos empezar a producir las mejores lechugas!

¡Pero no olvides que la vida es un aprendizaje constante, y tu también puedes experimentar con tus propios conocimientos!

Si necesitas ayuda puedes escribirnos a nuestra pagina de Facebook:
Mi Huerta Fácil - General Roca



Por Mi Huerta Fácil - General Roca

¡Síguenos en nuestra pagina de Facebook!
@mihuertafacil.roca








Fuentes:  

  • https://viaorganica.org/lechuga-como-cultivarla-en-casa/
  • http://verduras.consumer.es/lechuga/introduccion
  • https://www.monografias.com/trabajos58/produccion-lechuga/produccion-lechuga.shtml
  • http://www.huertasenred.org/informacion?gclid=Cj0KCQjwnKHlBRDLARIsAMtMHDF6UToM0viwqeJgCFerrdjsRnLuIyPjs7sR4iDxEiyaGZF-eFVDWjMaAuAhEALw_wcB
  • http://supercampo.perfil.com/2016/05/como-cultivar-lechuga-todo-el-ano/
  • http://agriculturers.com/como-cultivar-lechuga-en-casa-con-agua-y-sin-semilla/
  • https://www.nuevamujer.com/bienestar/2016/09/29/aprende-como-sembrar-lechuga-en-casa.html
  • http://www.huertodeurbano.com/como-cultivar/lechuga/
  • https://como-plantar.com/lechuga-en-casa/
  • http://www.mundohuerto.com/cultivos/lechuga/en-casa
  • https://www.ecoagricultor.com/la-lechuga-tipos-y-propiedades/
  • http://plantas.facilisimo.com/cultivas-lechuga-pues-alerta_2297207.html
  • https://www.elespectador.com/cromos/estilo-de-vida/poliamor-cuando-tres-o-mas-no-son-multitud-22987

Entradas populares de este blog

28 métodos para PREVENIR que los gatos dañen nuestros cultivos

Cómo reutilizar las bolsitas de té en el jardín

Cinco plantas que mantendrán tu casa ¡sin cucarachas!